Categorías
Deportes & Fitness

Lubricante para cadena de la bicicleta

A continuación, te explicaremos que propiedades tienen y cuando aplicar los diferentes tipos de lubricante para cadena de bicicleta.

Lubricante húmedo, seco, cerámico… son palabras que empiezas a escuchar a la hora que necesitas lubricar la cadena de tu bicicleta. Y si esto te confunde, debemos agregar las diferentes marcas o fabricantes, quienes por supuesto, te dirán que tienen la mejor opción para cuidar tu cadena y componentes de la transmisión.

Importante: En este review no vamos a venderte lubricantes, ni convencerte para que compres una marca. Nos enfocaremos en explicarte lo esencial para lubricar la cadena de tu bici según las condiciones del trayecto y el tiempo.

¿Por qué debemos lubricar la cadena de la bicicleta?

Puede parecer evidente, pero la verdad no está de más, esto nos ayudará a entender el impacto que tiene tanto en la cadena como en la transmisión.

Primero, debemos lubricar aquellas partes móviles de la bicicleta, ya que el movimiento conlleva fricción y esto ocasiona con el tiempo desgaste y un funcionamiento inadecuado. A esto debe sumarse la exposición a la intemperie (barro, humedad, polvo, agua, charcos, lluvia y demás agentes externos), por lo tanto, los componentes de la transmisión y especialmente la cadena deben recibir un mantenimiento más frecuente.

Tipos de lubricante para la cadena de bicicleta

Las dos opciones más populares para la cadena son los lubricantes húmedos y secos, aunque existen variantes que incorporan componentes cerámicos o ceras. Todos cumplen la misión de lubricar y proteger la cadena, no obstante, algunos tendrán un mejor comportamiento según las condiciones del tiempo y terreno.

Te explicaremos cómo funcionan y cuando deben aplicarse las variantes más populares.

Lubricante Seco

La diferencia entre el lubricante seco y húmedo se encuentra en la densidad o textura de ambos, y como su nombre lo indica, cada uno funcionará mejor en condiciones secas o húmedas.

Lubricante Seco Finish Line
Lubricante Seco Finish Line

El lubricante seco tienen una densidad menor que la del húmedo, logrando penetrar con más facilidad entre las uniones de la cadena y su textura hace que la suciedad y polvo se adhieran con menos facilidad.

Ahora, debemos tomar en cuenta que el lubricante seco es menos efectivo o mejor dicho, más sensible al afecto del agua, ya sea lluvia, charcos o barro. Por otra parte, su efecto o duración en el tiempo es menor en comparación al lubricante húmedo.

En otras palabras, durante la época seca del año, en trayectos polvorientos o con poco barro o agua, el lubricante seco es el indicado.

Lubricante Húmedo

Lubricante Húmedo
Lubricantes Húmedos Finish Line y WD-40

El lubricante húmedo es más denso (podríamos decir, más viscoso) y ofrece una mayor resistencia a la humedad, de manera que nuestra cadena se mantendrá mejor lubricada y protegida en condiciones de barro y lluvia.

Esto no significa que repele el agua o el barro. Lo que obtenemos es una mayor protección de la cadena ante las inclemencias del tiempo.

En resumen, el lubricante húmedo es más resistente al agua en comparación con el seco.

Ahora, ¿Qué pasa si utilizamos lubricante húmedo durante la época seca? El polvo, tierra y suciedad en general se impregnarán con mayor facilidad debido a su consistencia. Además, a la hora de brindar mantenimiento, será más difícil limpiarlo de la cadena.

Lubricante Cerámico

Lubricante Cerámico
Lubricante Cerámico Finish Line

Como su nombre lo indica, se trata de aceites que contienen partículas cerámicas que reducen la fricción y la vez prometen una mayor duración en el tiempo. Se puede encontrar en versión húmeda para una máxima resistencia al agua, o también en cera, el cual se aplica húmedo pero después seca, dejando una cera para máxima resistencia en condiciones secas y con polvo.

Antes de aplicar este tipo de lubricantes, debemos agitar bien el envase o frasco, ya que las partículas cerámicas se asientan en el fondo, de lo contrario no estaríamos aplicándolas con el lubricante.

Partículas cerámicas en el fondo de botella
Con el tiempo las partículas cerámicas se depositan en el fondo, por ello debemos agitar bien antes de aplicarlo

Además, debemos aplicarlo con tiempo suficiente para que se forme una película o capa seca que garantice la mejor lubricación y limpieza. Aunque el tiempo puede variar entre las marcas, se recomienda aplicarlo como mínimo un día antes de salir.

Puntos importantes a la hora de lubricar la cadena de la bicicleta

  1. No utilices grasa o productos que no estén formulados especialmente para cadenas de bicicleta.

    Si el producto que utilizas es muy denso o viscoso, la cadena se llenará de todo tipo de agentes externos como tierra, polvo, arena e incluso hojas; de manera que afectará no sólo el funcionamiento de la transmisión, sino la vida útil de la cadena y los demás componentes.

    Por el contrario, si utilizas productos de limpieza o lubricación con poca densidad, como por ejemplo el lubricante multiuso clásico WD-40 (ojo, nos referimos al WD-40 genérico) la cadena se mantendrá protegida y lubricada por periodos muy breves de tiempo, y por tanto, deberás brindar mantenimiento de forma frecuente e incluso durante los recorridos largos.

  2. No apliques aceite por todos los componentes de la transmisión

    De pequeño pensaba que debía aplicar montones de aceite o grasa al cassette, cadena y platos para eliminar ruidos y que pudieran funcionar de por vida. Al hacer esto, lo único que logré es que toda la transmisión se ensuciara, los componentes duraran mucho menos e incluso la cadena se atascara o cayera de manera frecuente.

    Debemos aplicar el lubricante sobre la cadena, no hace falta hacerlo sobre el cassette o plato. Además, debemos limpiar el exceso con un trapo o toalla.

    Si el lubricante gotea o se dispersa a los demás componentes, ocasionará que estos se ensucien y hasta podría afectar su funcionamiento.

  3. Cuidado con los lubricantes en Spray

    Aunque las versiones en spray de los lubricantes pueden resultar más fáciles de aplicar, debemos tener mucho cuidado, porque durante la pulverización (salida del spray) el lubricante se esparce con facilidad, en direcciones donde no hace falta lubricar o puede ser peligroso, como por ejemplo: los discos o pastillas de freno.

    Si utilizas lubricante en spray, cubre los discos con un trapo y mejor aún, utiliza el tubito de aplicación para controlar mejor la salida del producto.

  4. Revisa constantemente la lubricación y estado de la cadena

    La frecuencia de lubricación de la cadena dependerá del tipo de producto que utilicemos, las condiciones del tiempo, el tipo de terreno y la distancia recorrida. En definitiva son muchos factores los que entran en juego.

    Por ejemplo, de acuerdo con Finish Line, el lubricante seco puede rendir hasta 160 km (100 millas), mientras que el lubricante húmedo más de 160 km y el lubricante cerámico hasta 281 km (175 millas). Si bien, estas distancias son suficientes para uno o varios recorridos, debemos prestar mayor atención al estado de la cadena y los demás componentes.

    Cuando finalicemos un recorrido, revisemos siempre el nivel de suciedad de la cadena y el estado de la lubricación. En algunos casos podría ser suficiente limpiar con un trapo o toalla y aplicar nuevamente el lubricante, mientras que en otras ocasiones, tendremos que limpiar totalmente la transmisión con desengrasante.

    Incluso, si el recorrido a realizar es muy largo o las condiciones de terreno o tiempo muy extremas, lleva entre el equipo un frasco pequeño de lubricante para aplicarlo en medio del trayecto.

  5. Verifica el nivel de desgaste de la cadena

    Debemos recordar que el lubricante nos ayudará a mejorar el funcionamiento y vida útil de la transmisión, pero no hará que dure de por vida. Por ello, debemos controlar frecuentemente el nivel de degaste de la cadena y otros componentes como las roldanas.

    Algunos fabricantes ofrecen herramientas para verificar el estado de la cadena, aunque puede resultar más fácil llevar tu bicicleta a mantenimiento, así podrás obtener un diagnóstico más acertado del estado general de tu bici.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.